Aunque no lo parezca, los velos se están convirtiendo en un complemento de moda imprescindible del vestido nupcial.

Un accesorio que logra potenciar de una manera especial la belleza de la novia. Además,  gracias al mundo de la moda,  en la actualidad es posible encontrar toda clase de velos que encajan a la perfección con la personalidad y el vestido de novia de la futura esposa.

como colocar los velos

Los velos más escogidos por las novias son los de tipo largo o maxilargo que logran una elegancia extrema. Pero,  últimamente también los velos cortos están cobrando protagonismo, y más si escoges vestidos con volantes o primorosos bordados, es el mejor velo para combinar con esta clase de vestidos. Los velos de tipo capa darán un toque moderno a tu outfit nupcial.

Cuando escojas el velo para tu boda asegúrate que sea de calidad, se nota mucho si un velo es barato o de alto estanding. Lo mejor es seleccionar un velo de tul de seda que posee una caída perfecta y un volumen y transparencia inigualable. Lo podrás adaptar a tu gusto, ribeteándolo con encaje, perfilándolo con raso o incrustándole cristales de strass.

  1. Velos tipo Blusher: Es el tipo de velo más corto apropiado para bodas de día y para utilizar con vestidos de novia cortos.
  2. Velos tipo jaula: Es un velo corto de rejilla, que cubre parcialmente el rostro sin rebasar el mentón. Se llevan solos o con tocados sofisticados.
  3. Velos al codo: Su largo es más o menos hasta los codos. Es ideal para dar una imagen fresca a la novia.
  4. Velos tipo capa: El largo de este velo llegará más o menos a tus rodillas o tobillos.  Suele terminar en formas redondeadas.
  5. Velos tipo mantilla: Se caracteriza por estar confeccionado con encajes y puntillas, su largo es hasta el suelo. Es de inspiración típicamente española.

Fotos: Flickr

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *