Casarse en un barco, la opción del verano

La opción de casarse a bordo de un barco no está reservada solamente a los incondicionales del mundo náutico y a los dueños de lujosos yates: es una de las formas más románticas, originales y divertidas de celebrar el banquete y la fiesta de cualquier enlace. En la actualidad hay un buen número de empresas de eventos que se encargan de la organización de todo lo que rodea a este día tan importante: desde el alquiler de la embarcación hasta el catering y la decoración, pasando por la contratación de la música.

bo

Las principales posibilidades a la hora de elegir el escenario de una boda náutica son el alquiler de un yate, un velero clásico o moderno o un catamarán. Es posible encontrar el barco idóneo dependiendo del número de invitados, desde 10 personas y hasta 300, y están perfectamente acondicionados para ofrecer todos los servicios y comodidades de un salón de banquetes, aunque es cierto que el suave mecer del mar puede marear a las personas más sensibles, por lo que es imprescindible contar con medicamentos anti mareo a bordo.

bod

Los alicientes de celebrar el banquete a bordo van más allá del paradisiaco entorno y la calma marina. Además de la comida, el baile y la fiesta, los invitados podrán disfrutar de algo muy especial, el viaje. El barco puede realizar un breve trayecto por la costa, visitando lugares de hermosas vistas hasta alcanzar una cala íntima o recogida. Allí, será posible darse un chapuzón o disfrutar de las distintas actividades náuticas que se contraten: tumbonas flotantes, banana, kayaks o snorkel.

Una idea espectacular para las bodas del verano en lugares costeros, que permite fiestas distendidas, con entretenimientos especiales para niños y jóvenes, aunque, claro está, requiere de un presupuesto alto.

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *